viernes, 15 de octubre de 2010

Sentido común


Yo no sabía nada y ella lo sabía todo. ¿Cómo iba a saber algo si con su enigmática mirada azul paralizaba todas mis conexiones neuronales? Se acercaba y se alejaba tan sigilosamente que a veces yo no me daba ni cuenta, sus pasos eran tan sutiles, que para mí, en ocasiones llegaban a ser imperceptibles. Sus palabras revoloteaban en mis oídos como una mariposa, hasta llegar a mi mente dónde tomaban, al fin, todo su sentido. El sentido que a mí me faltaba y que nunca llegaría a tener.

martes, 12 de octubre de 2010

oh

Sus labios pintados de carmín en raras ocasiones mostraban una sonrisa, y sus ojos entornados adivinaban lo que yo callaba.



Me miraba con los ojos cerrados y sonreía sin reir.

Ella era así.

domingo, 3 de octubre de 2010

título

Ella no hablaba con nadie más que con ella misma. Su idioma eran las miradas. Guardaba algo bajo la piel, un secreto que no quería contar. Sentía curiosidad por saberlo, pero al mismo tiempo me asustaba llegar a conocer la verdad. El día que dejó a un lado las miradas para empezar con las palabras, su enjaulada voz me supo a tormenta de verano, y fue justo en ese momento cuando el que quedó enjaulado fui yo.