martes, 12 de octubre de 2010

oh

Sus labios pintados de carmín en raras ocasiones mostraban una sonrisa, y sus ojos entornados adivinaban lo que yo callaba.



Me miraba con los ojos cerrados y sonreía sin reir.

Ella era así.