jueves, 3 de mayo de 2012

fácil-difícil-imposible

Atardece en tu mirada, difícil nadar en ella. Tus parajes se vuelven cada vez más abruptos, difíciles de anidar. Dificil es unir la constelación de tus lunares teniéndote tan lejos y a la vez tan cerca, más difícil es tener que renunciar a ti sin quererlo. Un difícil que cada vez se acerca más a un imposible. 
El tiempo se desvanece sin que nos demos cuenta, difícil retrasarlo, pararlo, pausarlo. Fácil dejar que vuele entre nuestros dedos, fácil que se escape entre los rincones de tu desnudez y huya dejándonos indefensos ante su paso. 



Difícil que no se inunden de nostalgia las miradas, difícil tener que renunciar a ti sin quererlo.