lunes, 12 de diciembre de 2011

Me conformaba con que el frío de sus manos me arropara. Pero un día esto dejó de ser suficiente. El frío empezó a atravesar mi piel hasta llegar a los huesos, los músculos... y me congeló el corazón.