lunes, 23 de agosto de 2010

com a sostre les estreles

Nunca imaginó que se sentaría sobre el tejado a contemplar el cielo estrellado de una noche de verano, nunca se había imaginado como una de esas típicas personas que piensan de forma... ¿Bonita? como en las películas. Había sido un día muy largo y la noche se presentaba de la misma manera, así que permaneció observando las estrellas que hacían la función de techo. Ella estaba sobre su tejado pero su cabeza estaba bastante más lejos, en su mente no paraban de sonar todas aquellas palabras que la atormentaban. Le pasó por la cabeza la idea de huir para siempre, ¿Dónde? Realmente no importaba. Se preguntó como se despediría de todas aquellas personas sin las cuales no podía vivir. Entonces su mente calló por unos instantes. Puede que la pregunta no fuera como despedirse, si no, más bien... ¿Quieres una despedida? O quizás... ¿Un hasta pronto?