domingo, 8 de enero de 2012

NO NOS PUEDEN DETENER

Impasibles ante el paso del tiempo, nos conformamos con dejar que la vida pase ante nuestros ojos sin hacer nada al respecto, como si no la cosa no fuera con nosotros. Se nos ha vendido la idea de que existe algo que mueve los hilos, que es el destino el culpable de lo que nos ocurre, que ya está todo escrito. Y la gente se lo cree, pues es más fácil pensar que, por alguna extraña fuerza del cosmos, nuestras tristes vidas son como son, que asumir que sólo nosotros somos dueños de nuestra vida y culpables de todo lo que nos sucede.
No es fácil cambiar las cosas, mucho menos si vives en una sociedad que te trata de iluso por querer tomar las riendas de tu vida, sin embargo algunos de nosotros preferimos seguir siendo llamados soñadores que esperar a la muerte sentados frente al televisor.