lunes, 23 de mayo de 2011

quiéncómocuándóndePORQUÉ

¿Por qué dejaste de hablar en plural un día cualquiera? ¿Por qué, sin pensarlo, te escondiste? ¿Por qué tus ojos empezaron a huir de mi mirada que, incansable, te buscaba cada noche, cada día?

Caminaba sin camino, pensaba con la mente vacía, te quise sin corazón, hablaba con el silencio en los labios. Me pregunté durante tanto tiempo el porqué de tu marcha que al final, ésta, perdió todo sentido.