viernes, 15 de junio de 2012

Timor, timoris




Mis pensamientos naufragan siempre en tus orillas, en las de tu mirada. Pero... ¿y si no las encuentran? 
Huérfanos de tus ojos, mis pensamientos navegan a la deriva por la inmensidad de un mar de recuerdos y canciones tristes que no dejan de resonar en mis oídos, que no paran de recordarme que ya no estás. Uff...  No estás. Cada vez que lo pienso, un escalofrío me sacude fríamente los huesos y me eriza la piel. 
Tengo miedo, siendo sincera, estoy aterrorizada... ¿Y si tus orillas están tan lejos que ya son inalcanzables?